25/6/10

Impacto ambiental de la minería a cielo abierto


Por definición, la actividad minera es una industria insustentable, debido a que la explotación del recurso supone su agotamiento.
Es decir, trata sobre recursos no renovables al igual que el petroleo que se consume a diario. La industria minera a socavón agostó las ricas vetas subterráneas de metales, los mineros de pico y pala son cosa del pasado, hoy la minería extiende sus maquinarias modernas sobre yacimientos de minerales esparcidos sobre grandes extensiones de tierra.

Entre los principales impactos ambientales ocasionados por esta forma de minería se señalan los siguientes: Afectación de la superficie y del entorno en general, afectación de las aguas freáticas o subterráneas e impacto escénico posterior a la explotación.

«Existe consenso en la literatura sobre el tema en el sentido de que ninguna actividad industrial es tan agresiva ambiental, social y culturalmente como la minería a cielo abierto.
«La minería a cielo abierto utiliza, de manera intensiva, grandes cantidades de cianuro, una sustancia muy tóxica, que permite recuperar el oro del resto del material removido. Para desarrollar todo este proceso, se requiere que el yacimiento abarque grandes extensiones y que se encuentre cerca de la superficie. Como parte del proceso, se cavan cráteres gigantescos, que pueden llegar a tener más de 150 hectáreas de extensión y más de 500 metros de profundidad.»
«Vaughan (1989) considera que "en términos ambientales y sociales, ninguna actividad industrial es más devastadora que la minería superficial" (a cielo abierto).»
Imagen: Explotación minera de La Alumbrera en Catamarca (Argentina).

Fuente: Wikipedia