6/1/11

¡Se vienen las guerras por uso del agua!

CUSCO. Los conflictos que se han originado entre los gobiernos regionales de Cusco y Arequipa, a raíz del proyecto Majes Siguas II, es una de las primeras escaramuzas que se vienen en el año nuevo 2011. En este conflicto irresuelto no sólo han intervenido las representaciones regionales, sino hay una activa participación de los usuarios y poblaciones que sienten que existen problemas en los distintos ámbitos de la región, según analistas sureños.

El recalentamiento de la tierra, que se traduce en la desaparición de manantes, sequía del agua dulce, deshielo de nuestras cadenas de los andes, que se han convertido en simples roquedales, entre otras; son las principales causas que ponen a la humanidad al borde de la confrontación por el agua.
Si el siglo XX se caracteriza por las guerras por el petróleo, según los futurólogos, el agua y el oxígeno serán los nuevos escenarios de disputa y de cruentas guerras en el mundo; lo que pasa en el Cusco apenas son hechos de una creciente pugna que enfrentará a la sierra con la costa, el mercado con el bien común.

SALKA PUKARá. Fue escenario de una prolongada jornada huelguística que duró más de un mes, teniendo al agua como eje del conflicto, agua que riega los valles circundantes del río Salka Pukará, en Canchis. Poblaciones que viven en las nacientes, hasta el valle del Vilcanota, Quiquijana, Checacupe, Tinta, entre otros, expresaron su preocupación por la construcción de una central hidroeléctrica con dichas aguas.

Y es que afirman que para represarlos requieren cambiar el curso de varios de los afluentes, con lo cual, a decir de sus autoridades, bajaría el nivel del caudal en dichas zonas, con la subsiguiente pérdida de cosechas y sembríos, habituados a determinados caudales.
Podés ampliar este artículo en CorreoCusco